Michael Faraday (1791-1867)

Michael Faraday

1791-1867

 Faraday, filósofo natural


Pensamientos de Michael Faraday.
Material seleccionado por Bernardo Gómez Moreno
para los "Talleres sobre Tópicos de Física Contemporánea".
Enero de 1998.

Tomado parcialmente de: Williams, L. Pierce.- Michael Faraday: una biografía.
The Da Capo series in science. New York: Basic Books, 1965.
Traducción: Consuelo Gómez Moreno.


Michael Faraday (1791-1867)

  The Royal Institution of Great Britain

 Faraday


"¡Trabaje, concluya, publique!"
 
 


"La creación más noble de Dios es el hombre,
y la creación más noble del hombre
es el conocimiento del universo de Dios."
Michael Faraday


Faraday, conferencista.Faraday, el conferencista

Los puntos de vista de Michael Faraday acerca de las conferencias y de los conferencistas se encaminaban -como todos sus escritos- a servir más como una base para la discusión, que como una prescripción de lo correcto.
 

El tema y la audiencia de la conferencia

Decía Faraday:
 Temas
 

"El arte del conferencista" en las palabras de FaradayFaraday, conferencista

 Para Faraday era censurable que el conferencista pasara por alto el "arte de la conferencia".

"La pronunciación no debe ser rápida y acelerada, y consecuentemente ininteligible, sino lenta y transfiriendo deliberadamente las ideas del conferencista con facilidad e infundiéndolas en las mentes de la audiencia con claridad y rapidez. Un conferencista debería intentar, por todos los medios, de adquirir la facilidad en la pronunciación y de poder plasmar sus pensamientos e ideas en un lenguaje suave y armonioso, simple y fácil a la vez."

"Sus ciclos deben ser redondos, no muy extensos o desiguales; deben ser completos y expresivos, transmitiendo claramente la totalidad de las ideas que se intentan transferir. Si son muy extensos, oscuros e incompletos, conducen a un nivel de laboriosidad en las mentes de los oyentes, que rápidamente causa languidez, indiferencia e incluso, disgusto."

"El conferencista no puede pararse como una estaca de madera, pronunciando tan sólo frases; más bien debe adecuar la acción a la palabra, y la palabra a la acción. Yo no tendría a ningún conferencista pegado a la mesa o atornillado al piso. El conferencista debe aparecer en todo sentido como un cuerpo preciso, separado de las cosas que lo rodean y debe tener algún movimiento adicional al que ya posee. El conferencista debe tener una apariencia apacible y sosegada, intrépida e impasible, con sus propios pensamientos y su mente claros y libres para la descripción de su temática. Su acción no debe ser apresurada y violenta, sino lenta, tranquila y natural, consistiendo principalmente de cambios de postura del cuerpo, con el fin de evitar ese aire de rigidez y de monotonía. Todo su comportamiento debe evidenciar respeto por su audiencia y en ningún caso debe olvidar que está en su presencia. Ningún accidente que interfiera con su comodidad debe disturbar su serenidad o causar variación en su actitud. En lo posible, no debe dar la espalda a la audiencia, sino brindarle plena seguridad, demostrando que todo su esfuerzo se ha puesto en el logro del placer e instrucción de los presentes."

 Temas
 

Conferencias con experimentosExperimentos de Faraday

Acerca de las condiciones ideales, bajo las cuales deben dictarse las conferencias, dice Faraday: Faraday sentía con fuerza, cómo una conferencia experimental podía apelar al sentido estético: La elección adecuada de los experimentos: La teoría que acompaña al experimento: Cuando falla  la demostración del experimento:
  Temas
 

La actitud del conferencista

Faraday menospreciaba a los conferencistas que usaban sus conferencias para elevar su propio ego:
  Temas

Conversaciones de los Viernes en la Noche

Royal Institution, LondresFriday Evening Discourses

En 1826 Michael Faraday inició en la Royal Institution, en el auditorio de la institución, las conferencias de los viernes en la noche, que aún hoy, 170 años después, se siguen realizando. En estas charlas de los viernes los científicos describen sus trabajos a audiencias legas, informando al público sobre las principales líneas de actividad e investigación en la ciencia y contribuyendo a la comprensión de la investigación de frontera.

Las reuniones iniciales eran bastante informales. En una conferencia acerca de la rueda de Arago, llevada a cabo el 2 de enero de 1827, Faraday explicó el propósito de las reuniones de los viernes:

Con las conversaciones de los viernes en la noche Michael Faraday buscaba revelar a su audiencia la belleza, el encanto y la utilidad de la ciencia. Con las conferencias acerca de sus propias investigaciones, dejaba al descubierto la mente de un científico creativo; al reflexionar acerca de los tópicos de interés en el momento, mostraba como podía reaccionar la ciencia ante un mundo por tanto tiempo indiferente a ella; y por señalar las aplicaciones prácticas de la ciencia, podía glorificarla en términos de fácil comprensión en los comienzos de la era victoriana.
  Temas
 

Testimonios de la audiencia de Faraday
en las conversaciones de los viernes en la noche

Decía Frederick von Raumer, profesor de historia en la Universidad de Berlín: Decía Lady Holland:
  Temas

Conferencia de NavidadMotivando en las
Conferencias de Navidad

Las charlas de navidad fueron iniciadas por Michael Faraday en la Royal Institution en 1826. Rápidamente se volvieron populares entre las altas clases de la sociedad de Londres; incluso el Príncipe de Gales asistía y fue introducido en los extraños misterios de la electricidad.

Faraday podía verse como el mejor de los conferencistas en las famosas charlas navideñas para niños. Su amor hacia la simplicidad y su sentido de lo dramático eran seguidos en forma entusiasta por su audiencia, que incursionaba de todo corazón en el mundo de la ciencia, con él como guía.

Despertando la capacidad de asombro de su audiencia, Faraday decía:

Dos de los ciclos de conferencias de navidad fueron transcritos por estenógrafas profesionales y se publicaron con el consentimiento de Faraday:  "La historia química de una vela" y "Conferencias acerca de las diversas fuerzas de la materia". Estos se volvieron merecidamente famosos y han tenido muchas, muchas ediciones. El más famoso de los dos, "La historia química de una vela", se ha traducido a todos los idiomas europeos, e incluso, ha obtenido la distinción de ser el primer libro completo de ciencia que ha sido publicado en inglés básico.
  Temas

Faraday, el educador

El proceso de la educación era uno de los que más le gustaban a Faraday. Su interés en ello había nacido de la necesidad, cuando -siendo joven- se propuso educarse a sí mismo. Faraday sostuvo ideas muy fuertes acerca de la educación y estas ideas fueron puestas en práctica por la Royal Institution. Las reuniones de los viernes en la noche fueron creadas, en primer lugar, con el fin de entretener a los miembros y a sus invitados. No obstante, existían cursos regulares en los cuales enseñaba Faraday, cuyo propósito era algo más serio. Existían, a su vez, las conferencias juveniles y en esto, el genio de Faraday podía realmente ejercitarse a sí mismo.

Para Faraday era evidente que la educación involucra mucho más que la acumulación de información, acerca de los hechos reales. La verdadera educación es el resultado del desarrollo de la capacidad de discernimiento, ya que es esta facultad, la que le permite a uno escudriñar las impresiones de los sentidos en su estado natural, brindándoles un orden. En su ensayo "Sobre la imaginación y el discernimiento", escrito en 1818, discutía la forma en la cual se lleva a cabo este proceso.

Faraday se daba cuenta de la naturaleza provisional del conocimiento. El no compartía la confianza victoriana en el triunfo eventual de la verdad, pues él bien sabía que la verdad estaba tan sólo reservada a Dios. La humanidad debe aprender a vivir con una mezcla de verdad y error; el discernimiento bien educado puede usarse para minimizar, pero nunca para eliminar el error. Su programa para la educación del discernimiento se tenía que basar, por ello, en los hechos. Educación significa autoeducación y, particularmente, autocrítica. Decía Faraday: También decía Faraday:

Aplicando la ciencia

Faraday opinaba: El llamado de atención de Faraday hacia la utilidad de la ciencia, como un argumento a favor del apoyo público a la ciencia, no fue usado simplemente para introducir su temática. Dios le dio al hombre dominio sobre la tierra; la mente del hombre puede comprender las leyes de la naturaleza y a través de la comprensión, ganará un dominio sobre ellas. Para Faraday era casi un deber sagrado revelar estas leyes y usarlas para el beneficio de la humanidad.
 Temas

Bernardo Gómez Moreno,
Profesor titular, Universidad de los Andes

e-mailbgomez@uniandes.edu.co